Cuarenta días

07Nov14

Llevo un año y medio de doctorado y cinco semanas de encierro y apenas ayer creé el archivo de lo que será el primer capítulo de la tesis. Me gasté este tiempo trabajando en varios “side projects” (toca llamar de alguna manera esta perdedera de tiempo), y uno en particular me ha tomado mucho tiempo, pero me ha permitido aprender un montón (?) de teoría ecológica y de estadística. El objetivo inicial era estimar la diversidad potencial de plantas del Bosque Atlántico brasileño para un proyecto grandote sobre restauración a gran escala y cambio de uso del suelo, pero se acabó volviendo un conjunto de funciones medio multipropósito para otros trabajos en los que colaboro con mi directora de tesis. Hace como tres días vi que ha habido intentos de hacer ese tipo de navajas suizas y todos han fallado. Garbage in garbage out. Llevo un año escribiendo basura potencial, a menos que me siente y piense.

 La idea para el primer capítulo acabó surgiendo de este trabajo largo, en un tema que originalmente no veía como mío. Sería evaluar qué tan “conectada” con otras montañas estaba la montaña en donde voy a trabajar en el último máximo glaciar, para saber qué tanto ha influenciado el aislamiento en la composición de la flora local. Whatever. Es curioso que termine trabajando con una herramienta que nunca creí que valiera tanto la pena, pero que vengo estudiando de lejitos desde 2006. Esa maña mía de quedarme en la periferia de todo. Por supuesto que si le hubiera metido julepe desde el inicio no estaría estudiando tanto hoy, pero cuando lo pienso de verdad no lo veo como algo central. Digo, hasta ahora.

Éste sería el único capítulo de la tesis (tal vez rinda dos capítulos) que no requiere que vaya a campo. Pensaba dejarlos para después pero me lesioné y acá ando. Cuarenta días. Buscando maneras de evitar trabajar hasta vuelvo a escribir cosas aleatorias.


20Nov10

La tomó milo en una de mis parcelas ❤ Lo extraño.


26Oct10

Cosas que me divierten, me ocupan y me parecen bonitas: lo que queda de bosque en la reserva donde trabajo, y las áreas que se han quemado desde el 93. Va para la disertación.


16Jul10

A usurpação de terras públicas nos limites mais distantes da Mata Atlântica foi, até o final, uma atividade assassina. “A terra encharcada de sangue é terra boa”, observou um bem-sucedido negociante de fazendas. (…) Os sobreviventes nativos das últimas e brutais emboscadas eram arrebanhados pelo Serviço de Proteção ao Índio, sucessor secularizado dos missionários capuchinos do império, e colocados em algumas reservas minúsculas, pontos de passagem para a “aculturação” e a extinção. Os poderes Legislativo e Judiciário então conferiam títulos bem definidos aos grileiros. O Estado brasileiro prosseguia assim, na região da Mata Atlântica, sua abominável tradição de abdicar da responsabilidade e recompensar a vilania.

Warren Dean. 1996. A ferro e fogo, a história da devastação da Mata Atlântica brasileira.

07Nov09

¡buenos días! hoy a inscribir la cédula y después playita y después a natación y a dormir 😀 #lavidaesdura

El consulado colombiano en Rio es sencillamente la casa del cónsul. Cuando supe eso me indigné, claro, en Brasilia o São Paulo es una oficina (no tengo ni idea), pero en Rio, sólo porque es Rio, el tipo vive en un apartamento en Copacabana y recibe gente…El resto del tiempo estará tomando caipirinha mirando al mar, me decía yo en mi raye.

Resulta que el tipo es un viejito lo más de querido y que atender cara a cara a las personas ahorra (ahorrará, supongo yo) buena parte de la burocracia de los consulados más serios (supongo yo). La vuelta completa es llamar, marcar una hora e ir. Ayer inscribimos la cédula para votar, en media hora de cero trámite. Supongo que en marzo también votaremos en ese apartamento en Copacabana.

He pasado toda la semana hablando del clima y escribo esto a 35 hermosísimos grados centígrados. Por eso para la vuelta hasta Copacabana al consulado (¡Milo estaba capando laboratorio un viernes!) aprovechamos y empacamos dos pareos, vestidos de baño, sendos libros (yo llevé 1984). Como si fuéramos par morenazos no llevamos bloqueador entonces nos tocó meternos a algún lado a pasar el sol más fuerte del mediodía. Caminando de Copacabana a Ipanema, terminamos pasando por el Fuerte de Copa y nos metimos.Sin tener que saber mucho de historia de Brasil es claro que un museo militar tiene una versión particular de la historia del país y el rato que estuvimos dentro al menos sirvió para evitar el sol del mediodía.

Después decidimos irnos por supuesto, a Ipanema. Pero eso es una historia larga.


02Nov09

la pataleta me duró un poquito más de un año. hoy vuelvo. vuelvo a decir eso: que vuelvo.


24Oct08

estoy recogiendo lo que he sembrado en los últimos dos años, recibiendo exactamente lo que he creado. lo esperaba, lo asumo. lo elegí, lo sigo eligiendo cada momento. lo volvería a elegir si fuera una opción posible. está fuera de discusión.

he dicho.

tendré que decírselo en algún momento, y eso será tan jarto, pero tan jarto.